Reflexión 13 de Julio

Buenos días
El Señor Jesucristo mantiene una llamada muy insistente a VELAR, a VIGILAR, a estar muy atentos para no ser sorprendidos por los acontecimientos, pues Él mismo dice que “no sabéis ni el día ni la hora”.
Pero este ejercicio de mantenerse a la ESPERA de cualquier cosa o acontecimiento que se pueda presentar, y además inesperadamente, no es algo que caracterice al hombre contemporáneo; tanto es así que cuando ocurre algo que incluso entra dentro de las leyes naturales de la vida, pero que es sorpresivo, las personas suelen reaccionar no solo con sorpresa, sino también con contrariedad o con rechazo.
No debería ser así si las personas aprendieran a SABER ESPERAR, no sólo lo sorpresivo, sino también tantas y tantas cosas positivas y menos positivas que van apareciendo en la vida.
No vale decir algo así como “no me lo esperaba”, porque en la vida terrenal y en la convivencia humana TODO ES POSIBLE, antes, en y después.
Muchas veces se habla de que ‘tal persona, qué buena suerte ha tenido’, y a lo mejor no es tal, porque simplemente ha vivido siguiendo el consejo evangélico: atento, vigilando, y sencillamente ha aprovechado la ocasión que se ha presentado en el momento adecuado.
En la vida no existen las casualidades, simplemente se pasa, se está, se conversa en el momento justo y necesario, para conseguir el resultado de eso que hemos llamado ‘casualidad’.
Es pena que los católicos no mantengan las enseñanzas del Señor Jesucristo que los evangelios exponen con tanta claridad, haciéndolas como se debe las normas de la vida. Si así se hiciera cuán más feliz serían y cómo aceptarían las cosas con la naturalidad de quien se sabe Amado y Cuidado por su Dios y Señor.
Con un poco esfuerzo, paso a paso, no resulta nada difícil vivir con el corazón solamente en Dios, fuera de los afanes de la vida cuando éstos no son los naturales y los que estrictamente exijan las necesidades dentro de la moral cristiana.
¿A qué vivo yo atento…?
¿Velo y oro, como me pide el Evangelio, o dejo ir las cosas según mejor me convenga?
Más preguntas se podrían formular, pero mejor será que cada uno haga las suyas, las que crea más convenientes para poner en su sitio y en hora el propio reloj de la Fe, del seguimiento real a Cristo, según el compromiso Bautismal.
Ya te ruego que reces a María, nuestra Madre y nuestra Guía, por las mejor solución que tengan las necesidades de los Hermanos; reza con Fe y Esperanza porque son muchas y en algunos casos importantes. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 12 de Julio

Buenos días en el DÍA DEL SEÑOR
San Pablo en la 1ª Carta a los Corintios, en el capítulo 13, explica lo que es la CARIDAD, llegando a decir al final del llamado Himno a la Caridad que: “Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero LA MAYOR DE TODAS ELLAS ES LA CARIDAD”.
Meditando este texto de la Sagrada Escritura, que transcribo al final, podemos afirmar que lo más importante para un católico es VIVIR EN LA CARIDAD,  de tal manera que, como dice San Claudio de la Colombiere, “Vale más perderlo todo que PERDER LA CARIDAD”.
Generalmente hay un sentimiento grande hacia este HIMNO A LA CARIDAD, que se incluye en muchas Celebraciones Litúrgicas, valorando todas sus afirmaciones, sus condicionales, etc., pero muchas veces me he preguntado que si bien su belleza atrae e incluso cautiva, cómo es posible que no lleguemos a hacer de él ‘noma de vida’, que sin duda nos ayudaría a SER y a VIVIR de formas muy distintas a las que generalmente mostramos en el día a día.
Lo que dice San Pablo es algo tan esencial, que no podemos admitir que sea algo tan extraordinario como nosotros lo expresamos con los sentimientos y los comportamientos ordinarios.
Os dejo con el texto del HIMNO A LA CARIDAD, 1 Cor 13, y luego juzgar la afirmación de San Claudio de la Colombiere citada más arriba.
He aquí el HIMNO A LA CARIDAD: “Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, SI NO TENGO CARIDAD, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe.
Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, SI NO TENGO CARIDAD, nada soy.
Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, SI NO TENGO CARIDAD, nada me aprovecha.
La CARIDAD es paciente, es servicial; la CARIDAD no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad.
Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta.
La CARIDAD no acaba nunca. Desaparecerán las profecías. Cesarán las lenguas. Desaparecerá la ciencia. Porque parcial es nuestra ciencia y parcial nuestra profecía.
Cuando venga lo perfecto, desaparecerá lo parcial.
Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño.
Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido.
Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero LA MAYOR DE TODAS ELLAS ES LA CARIDAD”.
Pidamos la Asistencia del ESPÍRITU SANTO para COMPRENDER bien qué es la CARIDAD y tenerla como verdadera Divisa de nuestro estilo y forma de vivir.
Hoy, Día del Señor, debemos disponer de mayor tiempo para dedicarlo al encuentro íntimo con nuestro Dios, al que te ruego le pidas con mucha confianza que derrame sus Gracias sobre los Hermanos, en favor de la mejor solución de sus necesidades. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 11 de Julio

Buenos días en la Memoria de SANTA MARÍA EN SÁBADO.
Hoy nos gozamos en celebrar la Memoria de la Santísima Virgen María, alabando y bendiciendo al Señor por todo cuánto dispuso para que María Virgen pudiera ser la Madre del Salvador.
Y de esta forma, poder nosotros disfrutar en nuestro tiempo de la Salvación que nos alcanzó el Señor Jesucristo, teniendo a su Madre Amantísima como Madre y Guía del quehacer nuestro de cada día.
Te INVITO a dar GRACIAS AL SEÑOR, con este Himno de la Hora de Laudes del sábado.
“GRACIAS, Señor, por la aurora; GRACIAS, por el nuevo día; GRACIAS, por la Eucaristía; GRACIAS, POR NUESTRA SEÑORA: Y GRACIAS, por cada hora de nuestro andar peregrino. 
GRACIAS, por el don divino de tu paz y de tu amor, la alegría y el dolor, al compartir tu camino.
Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos”.
Poco puedo y debo añadir que no estorbe a tu corazón, para que se esponje en el AMOR de Dios.
Te pido con toda el alma, que hoy reces a la Virgen para que atienda todas las necesidades, problemas y angustias, que haya en la vida de los Hermanos. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 10 de Julio

Buenos días
Decía Miguel Ángel, el gran artista italiano que tantas huellas dejó de su arte, en el Vaticano, Roma, Florencia, etc., que “las personas enamoradas de Dios no envejecen nunca”.
Es una rotunda afirmación que no vale despacharla con un simple ‘es verdad’, pues se hace preciso entender bien su alcance, no solo de la frase, sino también de cada palabra.
En primer término consideremos el alcance de ‘personas enamoradas de Dios’.
Enamorarse es prendarse del amor de alguien, ganar su agrado y su voluntad, por lo tanto, enamorarse de Dios supone llenarse de AMOR por el SEÑOR DIOS, que es el CREADOR de la persona.
La persona enamorada siempre quiere estar con el AMADO, gastar todo su tiempo, todos sus pensamientos, deseos, palabras y actos con el AMADO, por lo que la persona enamorada de Dios de verdad sólo buscará VIVIR con Él, por Él y para Él.
Y ya en segundo término, veamos el resto de la rase citada ‘no envejecen nunca’, lo que es tan fácil de interpretar como que simplemente DIOS ES ETERNO, la vejez no se conoce en Él, por tanto al enamorarse de Dios se participa en su identidad y todo en Él tiene la frescura de lo nuevo, de lo joven, de lo que no puede pasar en el tiempo, ni envejecer.
Y no es tan difícil ENAMORARSE DE DIOS, pues el Señor que se nos ha manifestado y se nos ha dado a cada uno, que Él ha tomado la iniciativa, nos ha puesto el camino sencillo por el que repondiendo a su donación, encontramos todo su AMOR al que cada uno SOLAMENTE tiene que responder.
La dificultad la encontramos en el propio corazón, que si no se vacía de sí, como decía San Agustín, no se puede llenar del AMOR DE DIOS.
De aquí la importancia del camino de CONVERSIÓN: dejar de pensar, de sentir, de querer como uno mismo desea y quiere, para pensar, sentir, querer como Dios piensa, desea y quiere.
Merece la pena el intento, ¡qué digo! Merece la pena ENAMORARSE DE DIOS, PARA NO ENVEJER NUNCA.
Ánimo porque nos ESPERA nuestro Señor y Padre Dios, el que nos mostró el Señor Jesucristo y al que sólo Él nos lleva.
Ayuda a los demás a que comprendan la vida desde estos presupuestos, pero ante todo a que comprendan que si siempre fue importante la CONVERSIÓN DEL CORAZÓN, estamos en unos tiempos en que urge esta CONVERSIÓN, como ocurriera en NÍNIVE para que no fuera destruida.
Repasa el relato de la CONVERSIÓN DE NÍNIVE y puede que comprendas muchas cosas de esta insistencia mía de llamar a la CONVERSIÓN. Lo encontraras en el Libro de Jonás 3,1-10.
Pero también hoy debes rezar, por Amor a Dios, por todas las necesidades de los Hermanos, reunidos como cada día en torno a María, nuestra Madre y nuestra Guía. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 9 de Julio

Buenos días
Como en otras ocasiones, hoy os ofrezco un Himno de la Hora de Vísperas para repensar y reforzar, en su caso, el ENCUENTRO con el Señor Jesucristo.
No pocas veces se desenfoca la FE, no poniendo al Señor Jesucristo en el lugar que debe ocupar en la vida del cristiano, pues es desde la UNIÓN más REAL y PROFUNDA con Él como se puede llegar a VIVIR el Misterio Trinitario, que es esencial, ya que estamos llamados a PARTICIPAR en su Comunión absoluta por toda la ETERNIDAD.
El Señor Jesucristo nos lleva al Padre, y en ellos dos nos encontramos con el Espíritu Santo.
Aquí os dejo ya con el Himno Litúrgico.
“Muchas veces, Señor, a la hora décima -sobremesa en sosiego-, recuerdo que, a esa hora, a Juan y a Andrés les saliste al encuentro. Ansiosos caminaron tras de ti..."¿Qué buscáis...?" Les miraste. Hubo silencio.
El cielo de las cuatro de la tarde halló en las aguas del Jordán su espejo, y el río se hizo más azul de pronto, ¡el río se hizo cielo! "Rabbí -hablaron los dos-, ¿en dónde moras?" "Venid, y lo veréis". Fueron, y vieron...
"Señor, ¿en dónde vives?" "Ven, y verás". Y yo te sigo y siento que estás... ¡en todas partes!, ¡Y que es tan fácil ser tu compañero!
Al sol de la hora décima, lo mismo, que a Juan y a Andrés -es Juan quien da fe de ello-, lo mismo, cada vez que yo te busque, Señor, ¡SAL A MI ENCUENTRO!”.
No olvides de rezar con humildad al Señor Jesús, para alcanzar las gracias necesarias en favor de las intenciones y necesidades de los Hermanos. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 8 de Julio

Buenos días
Hay algo que no se suele cuidar mucho en el desenvolvimiento de la convivencia.
Y hay un dicho popular que dice que “donde hay confianza da asco”, que se podría traducir en que cuando se tiene un exceso de afinidad o confianza, como que se baja la ‘guardia’ y se puede decir o hacer lo que a la persona le apetezca o le parezca bien en el momento.
En la convivencia hay aspectos que son muy delicados y hasta vulnerables, que se deben cuidar mucho para no herirla o hacerla que se resienta.
Cuando hay confianza, en la familia, entre amigos, en el trabajo, las personas suelen expresarse con una libertad y espontaneidad propia de la familiaridad que hay, pero no se dan cuenta o no tienen en cuenta, al receptor de las palabras que se dicen o de los gestos que se hacen.
Tampoco de su sensibilidad, que además de la que cada persona tiene, hay momentos diferentes en los que el ánimo u otro aspecto de su estado, está para más o menos bromas; admite las cosas con un ánimo más abierto o lo contrario.
Esto quiere decir que hay que ser una persona más pendiente del otro que de sí mismo, y tener claro que muchos de los disgustos y problemas en la convivencia vienen de la mano, la mayoría de las veces, de palabras innecesarias, no convenientes al menos en aquel momento, o también, por los malos entendidos.
Y aquí sí que hay que tener muchísimo cuidado, porque el padre de la mentira, el que sólo trabaja para romper la unidad, el demonio, trabaja con muchísima astucia y sabe aprovechar esos momentos en los que los interlocutores se digan y se respondan sin realmente reparar en lo que se está diciendo. Creen que está hablando o discutiendo sobre un tema en concreto, pero, ¡qué va!, terminan diciendo y reprochando uno al otro, cosas completamente diferentes, y cuando pasa el acaloramiento, si es que no se ha producido la ruptura, aunque sea temporal, caerán en la cuenta diciendo cosa parecida a: “¡pero si eso no era lo que yo decía!”.
Se deben cuidar mucho las palabras, los gestos, los comportamientos en la convivencia, lo cual no se logra cuando en lugar de generosidad se vive en el propio egoísmo, cuando uno tiene derecho a todo de la otra persona y no repara que también tiene obligaciones hacia ella.
En definitiva, como en otros temas se necesita salir de sí mismo para estar muy atento a las necesidades de los demás, y mientras estas necesidades no pidan algo que esté fuera de lo que el Señor Jesús nos ha enseñado, del Evangelio y de la Ley de Dios, habrá que cumplir el consejo evangélico: “No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor;  y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos” (Mc 10,43-44).
Trabajemos, Hermanos, todo cuanto esté a nuestro alcance para curarnos de todo egoísmo, cuidando al máximo la convivencia, ayudando y haciendo al otro la vida lo más agradable posible, viviendo en la Verdad, que es Cristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida.” (Jn 14, 6).
Ya Hermanos os sigo pidiendo que elevéis vuestra plegaria al Señor de la Vida, para que derrame su Gracia en favor de las necesidades de cada uno de los Hermanos. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 7 de Julio

Buenos días. 
En cierta ocasión leí una máxima, creo que fue a Tagore, que decía: “Lava tu alma con el silencio”, ya en aquel momento me hizo un gran efecto, pero ahora, cuando vemos tanto desorden en diferentes ámbitos y aspectos de la vida, tanta irresponsabilidad ante el desastre del COVID 19, una ansiedad desmedida por salir a lugares de playa o de concentración excesiva de personas, a pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias, me llama la atención la falta de REFLEXIÓN de las personas que parecen poner de manifiesto egoísmos difíciles de explicar.
Y me vino a la memoria esta llamada; ‘lava tu alma con el silencio’, que sin duda es una gran INVITACIÓN a la reflexión íntima personal en el más cuidado y posible SILENCIO INTERIOR.
Creo que las personas son conscientes de la importancia que tiene el SILENCIO e incluso en soledad, para un encuentro consigo mismo, para percatarse realmente de lo que le rodea, para plantearse situaciones difíciles o la necesidad de adoptar una u otra decisión importante.
Pero, hay un gran enemigo que está muy presente, dispuesto siempre a evitar ese espacio y tiempo preciso para el SILENCIO, que se llama RUIDO.
EL RUIDO persigue al hombre moderno, es más, lo envuelve, envuelve todos los ambientes, todos los movimientos, todas las relaciones, y lo peor es que la persona lo acepta como una especie de cómplice para precisamente NO PENSAR, no tener tiempo de ESCUCHAR lo íntimo de su conciencia.
Es una lástima. Después de lo que se ha vivido en este primer semestre de 2020, con todas su grandes y graves consecuencias en los meses vividos confinados o acogotados, cada uno sabrá, qué pocas señales sociales se dan de haber aprendido algo de lo poco que somos y tenemos, apoyándonos sólo en estos valores de la sociedad mercantilista y no volviendo el corazón al que verdaderamente PUEDE SALVAR (Mt 10,28).
Se nos ha olvidado de la noche a la mañana, que otra igual o peor nos puede dejar ‘sin base real donde apoyarse’.
¿Cómo es posible que no haya un movimiento generalizado buscando la Luz y la Salvación en donde únicamente está: en DIOS, en el SEÑOR JESUCRISTO?
¿A qué esperamos las personas de esta sociedad engreída, que se cree capaz de dominar lo que en tan sólo cuatro meses les han demostrado que se puede ir a pique: negocios, trabajos, campañas de turismo con la que se sostenía gran parte del pais, etc., etc.?
“Lava tu alma con el silencio” y RECTIFICA, que eso es la CONVERSIÓN. Y lo que es tan importante o más, ayuda a los que tienes cerca para que ‘curen su alma en y con el silencio’.
Pide con Fe y Esperanza por tantas necesidades que hay en los ámbitos de la vida de tus Hermanos, los que nos reunimos cada día aquí en torno a María, nuestra Madre y nuestra Guía.
Y te recuerdo que el Santo Rosario es el arma más eficaz para conseguir de Dios lo que necesitamos: parar los desastres anunciados y ya comenzados, porque los corazones y las vidas vuelvan a Dios Nuestro Señor. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 6 de Julio

Buenos días
El espíritu de superación ha de acompañar a la persona siempre, pues cuando pierde este horizonte su situación se vuelve indiferente y ante sí parece que lo único que hay es ‘la nada’.
Es cierto que a lo largo de la vida hay momentos y situaciones difíciles que parecen llevar a la persona a desmoronarse, ella misma y todo lo que tiene ante sí, pero es ahí donde hay que potenciar el deseo y las ganas de ser más y más.
Será el momento de idear proyectos, que aunque no sean de gran alcance, al menos aporten la ilusión necesaria para continuar el camino en esa clave de superación, que siempre estimula y da sentido a vivir.
Esto que decimos, visto en la perspectiva espiritual encuentra un sentido definitivo, pues sabiendo que el destino de cada persona es la eternidad para vivir en la bienaventuranza del Cielo, en la plenitud del AMOR DE DIOS, imprime el vivo deseo de ir día a día a más en el encuentro con Dios, en el conocimiento de la Verdad, en la experiencia de lo que supone ‘ser perfectos como el Padre celestial es perfecto’ (Mt 5,48), que en definitiva es lo que a la persona la puede llenar de gozo, de paz y de un deseo irresistible a entregarse en beneficio de los otros, de los que están necesitando aliento para seguir y conocer el camino que les lleve al encuentro con el Señor Jesucristo, que al fin es lo mejor que puede tener cualquiera: gozar del Amor de Dios.
Hemos de convencernos, aunque lo sepamos, que esta jornada terrenal es transitoria, con un final que tarde o temprano nos enfrentará a la realidad concluyente de la muerte, que dará paso a lo definitivo, sabiendo que como enseña el libro del Apocalipsis 14,13: “¡Bienaventurados los muertos, los que mueren en el Señor! Sí, dice el Espíritu, que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan”.
No olvides de rezar a María, nuestra Madre y nuestra Guía, por todas las necesidades de los Hermanos. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 5 de Julio

Buenos días en el DÍA DEL SEÑOR.
En este Domingo XIV del Tiempo Ordinario, nos trae el evangelio de San Mateo 11, 25-30.
Esta perícopa nos pone en un gran ENCUENTRO con el Señor Jesucristo, primero ESCUCHANDO y ADMIRANDO su oración al Padre Dios; segundo en una INVITACIÓN que nos hace, que desconozco si la has aceptado siempre que era necesario o no la has tenido en cuenta, lo cual habría sido triste y lamentable para ti.
En primer término dice el texto del Evangelio: "En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: Yo TE BENDIGO, PADRE, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y SE LAS HAS REVELADO a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito.
Todo me ha sido ENTREGADO por mi PADRE, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y AQUEL A QUIEN el Hijo se lo QUIERA REVELAR".
En segundo plano está la INVITACIÓN que nos hace: "VENID A MÍ todos los que ESTÁIS CANSADOS y AGOBIADOS, y YO os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y APRENDED de mí, que SOY MANSO y HUMILDE de CORAZÓN; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera".
El Señor Jesucristo ES el CENTRO de la Vida Cristiana, lo que quiere decir que en la vida de los católicos la primera referencia es CRISTO, y desde Él llegamos al Padre y al Espíritu Santo.
El Santo Evangelio sabemos que no es ni ideología, ni teoría, pero sí es VIDA, de la que cada uno debe tomar para poder desarrollarse y ser persona, una buena persona, que camina con Cristo para compartir con la Santísima Trinidad la plenitud de la vida y del amor en la Eternidad.
Reza a tu Señor, a Nuestro Señor Jesucristo, por el bien de los Hermanos, que vean todos resueltas sus necesidades, problemas e inquietudes. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es

Reflexión 4 de Julio

Buenos días en este Primer Sábado de Mes.
El pasado 20 de junio era la Fiesta del INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA e hicimos referencia a los cinco pecados, ataques y ultrajes que más sufría el Corazón  de la Virgen, por los el Señor Jesucristo quiso instituir en su reparación la Devoción al Inmaculado Corazón de María, principalmente a través de la práctica de los CINCO PRIMEROS SÁBADOS DE MES.
Lo hizo en las revelaciones que recibió Sor Lucia en 1925, Vidente de Fátima, aunque ya la Virgen le había anunciado a los Pastorcitos en Fátima esta intención de su Hijo.
Pero hoy, tenía la intención de presentaros la oración del ANGELUS.
Para que la recordéis y recuperéis los que la conocéis, así como si hay alguna persona que no la conoce, la pueda practicar.
Es una práctica cristiana muy antigua, que consiste en SALUDAR a María hasta tres veces al día, que es lo que en la tradición se hacía: por la mañana, por el mediodía y al caer la tarde.
El saludo consiste en recordar la Anunciación y Encarnación del Verbo, rezando tres avemarías.
Para más concreción he aquí EL ANGELUS.
En el Nombre del Padre, del Hijo...
- El Ángel del Señor anunció a María 
R/ Y concibió por obra del Espíritu Santo 
Avemaría 
- He aquí la esclava del Señor
R/ Hágase en Mí según tu palabra
Avemaría 
- El Verbo se hizo carne
R/ Y habitó entre nosotros 
Avemaría 
Gloria
Oración: Infunde Señor tu gracia en nuestros corazones, para que los que por el anuncio del Ángel hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la Gloria de la Resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
De todo corazón te deseo que al menos una vez al día SALUDES a la Virgen con el rezo de Ángelus.
A Ella te pido reces hoy para pedirla que alcance del Padre Todopoderoso las Gracia que necesitan las necesidades de los Hermanos. AMÉN.
Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid – España
www.materchristi.es